El entrenamiento mental más poderoso que existe

¿ Conoces el entrenamiento mental más poderoso que existe?

Estimada alma valiente y sensible que me lees. Hoy voy a hablar del entrenamiento mental más poderoso que existe. Algo que te permitirá no solamente mejorar tu vitalidad sino también tus pensamientos y te facilitará lograr tus objetivos. Tranquil@, no es complicado, aunque requiere de ti, y como todo lo que merece la pena en esta vida, también requiere de intención y un poco de perseverancia.

Para entrenar tu mente, te animo, primero a que te preguntes lo siguiente. ¿Sientes que estás en un constante frenesí de actividad y de pensamientos? ¿Sientes que haces 20.000 tareas al día, pero no terminas de hacerlas como quieres? ¿Te sientes fatigado y con falta de vitalidad? Probablemente sea porque tu nivel de atención es muy bajo.

Algunos datos interesantes

En la sociedad de hoy tenemos un promedio de 60.000 pensamientos al día (wow!), y los estudios indican que la mayor parte de esos pensamientos son referentes al pasado, futuro, repetitivos y en su mayoría ¡negativos! ¿ Podrías decirme qué parte falta en esta ecuación? Efectivamente, el presente, la presencia, lo que es real y está sucediendo ahora. 

Lo que ocurre en nuestra sociedad de hoy y en nuestro cuerpo físico es lo siguiente: tenemos muchos pensamientos, pero de corta duración, y de baja calidad. Esto no nos permite poner el foco en lo que realmente es importante para nosotros. Vivimos en una tormenta mental y muy probablemente en un estado de ¨alarma¨ constante o de stress. Nuestro organismo y en concreto, nuestro cerebro, que todavía tiene mucho de ancestral, no está preparado para sostener los niveles químicos que se disparan en el cuerpo, como el cortisol, durante periodos prolongados. Nuestro cerebro de forma natural y ancestral, sólo disparaba el cortisol en situaciones de lucha, amenaza, huida. Pero el resto del tiempo, los químicos se reequilibraban.

Como consecuencia, un anuncio: si creías que somos personas evolucionadas, desarrolladas y elevadas, la respuesta es que sí, pero quizá no tanto como supones. Nuestro cerebro, sobre todo el derecho, que es el encargado de nuestra supervivencia, todavía conserva patrones antiguos, muuy antiguos, ¡y es mejor saberlo! Primero porque nos permite entendernos y segundo, porque una vez entendido nos permite actuar.

Entrena la atención

La atención no es una palabra que suene ¨sexy¨, quizá prefieras llamarlo mindfulness, presencia, aquí y ahora…cualquier término que te sirva a ti estará perfecto siempre y cuando se refiera al momento presente y a enfocar tu atención. 

Piensa en una persona que te haya inspirado en la vida. ¿ Qué te hace sentir? Si has pensado en una persona que conocías, ¿cómo se comporta esa persona contigo? Deja de leer y permítete visualizarlo unos segundos.

Seguramente habrás sentido muchas cosas y si te fijas, muchas de ellas relacionadas con la presencia, con estar contigo en ese momento, con prestarte atención en el aquí y el ahora.

¡Entrenar la atención es más fácil de lo que crees!

5 minutos bastan. Si puedes hacerlo cada día, mejor que mejor, de lo contrario los días de la semana que puedas. Fuérzate un pelín, porque los beneficios son sorprendentes. A parte de que seguramente ya habrás oído que ¨donde va tu atención va tu energía¨,  éstos son los beneficios que podrás obtener:

  1. Te sentirás más tranquilo y centrado
  2. Permitirás a tu cerebro entrar en homeostasis ( función creadora, generadora que se da cuando los químicos del cuerpo se equilibran)
  3. Te sentirás con mucha más energía y vitalidad
  4. Priorizarás y relativizarás lo que no es importante
  5. Gozarás de mayor claridad en tus objetivos 
  6. Estarás de mejor humor (¡tu entorno también lo notará!)
  7. Mejorarás tu autoestima
  8. Adquirirás una nueva mirada sobre lo que te sucede y cómo manejarlo
  9. Gestionarás con mayor eficacia las situaciones que se presenten
  10. Estarás dedicándote un espacio a ti y sólo a ti.

¿Cómo practicamos la atención?

Ponte en una postura cómoda, en la hora del día que más te apetezca o puedas. Ponte música relajante o si lo prefieres, quédate en silencio (el silencio es un sanador y equilibrador natural). Respira profundamente, tres veces mínimo, cierra los ojos y suelta los pensamientos. 

Al principio te costará, como cuando fuiste en bici o manejaste por primera vez. Pero seamos honestos, no cuesta tanto, ¿verdad? Practica todo lo que puedas, se paciente, permítete este espacio. En poco tiempo, si eres constante, verás que irás apaciguando tu tormenta mental. No te culpes, y no sucumbas al ¨esto no es para mí¨, ¡porque es para todo el mundo! Cuando suceda eso, dile a tu cerebro, ¡Para! Esto es para mi y es lo que quiero. Él se quejará porque estás ejerciendo poder sobre él, para entrenarlo a funcionar de otra forma  mejor para ti.

Te animo a que no me creas y vivas esta experiencia por ti mism@ y si lo deseas, cuéntame cómo te ha ido. Puedes encontrarme en Instagram @damarisgonzalo_coaching.  o puedes escribirme a damaris@cocoonow.com

¡Feliz entrenamiento!

—————————————————————————————————————–

¿ Quieres descubrir el programa que te ayudará a entrenar tu mente y tus emociones? Si, quiero!
(Visited 7 times, 1 visits today)