Las consecuencias del cansancio emocional

Hace poco leí un artículo en el país que afirmaba que el 77% de los directivos estaba planeando abandonar su empresa debido al cansancio emocional producido por la pandemia. Un dato sin duda sorprendente y revelador. ¿Qué hay detrás de esto?

Parece innegable que la gestión de la crisis del COVID ha puesto en jaque a un gran número de organizaciones y como consecuencia a sus directivos. Muchos de ellos se han encontrado en situaciones límite donde han pasado de gestionar un plan estratégico a un plan de reestructuración con un combinado de ERTES, despidos y dificultades en la gestión de sus equipos de trabajo que han pasado en su mayoría, al teletrabajo.

¿Qué se esconde en toda esta situación?

Primero darnos cuenta que han salido a la luz los trapos sucios de muchas organizaciones, es decir, se han puesto en evidencia la falta de valores sólidos y la incoherencia entre lo que se vende fuera y lo que realmente se vive dentro de la empresa. La pandemia ha evidenciado errores, falta de visión y claridad en las misiones de las organizaciones. No existe un meta objetivo claro y revisado, con claridad de propósito y sin esto, llega el caos y por consiguiente, el desgaste, la frustración y cansancio emocional.

El segundo factor, es que se evidencia la necesidad de tener directivos y líderes lo suficientemente preparados para la gestión. Ellos pueden ayudar a esa iunyección de vitaminas para apaciguar el cansancio emocional.

Es cierto que la situación nos ha desbordado por su fuerza e intensidad, pero también es cierto, que el rol de un líder es saber adaptarse y priorizar en base a la información que lo rodea. La burocracia dificulta las cosas pero no debería ser excusa para perder el norte de lo que realmente es importante. Muchos achacarían esto a una consecuencia del teletrabajo, pero en realidad es una excusa más. Solo es necesario aprender que la distancia puede ser igual o más efectiva que el presencialismo. Ayudar a que eso sea posible forma parte del rol directivo. Ahora bien, si nos encontramos con liderazgos poco sólidos y desconfiados el teletrabajo se convierte en un foco de desconfianza hacia los equipos, que a la vez se sienten decepcionados por la falta de confianza de sus jefes. Una rueda vertiginosa que, estamos de acuerdo, no lleva a ningún sitio.

Una nueva mirada es necesaria

Veamos que nos trae de positivo esta situación. Por un lado, la conciencia de que es necesario un cambio y rápido. La situación de la pandemia ha despertado a muchas organizaciones de su letargo y las ha obligado a actuar con celeridad para adaptarse y proyectar una nueva forma de hacer las coses.

Por otro lado, ha puesto en evidencia la necesidad del life learning, es decir, formación y aprendizaje constante. Ya no existe la vida divida en dos etapas: estudios y trabajo. Cualquier directivo y compañía que quiera ser competitiva debe estar aprendiendo constantemente, y lo mismo sucede con los equipos de trabajo. ¡Eso da espacio y se traduce en la posibilidad de mejora consciente y constante! Nos permite desarrollarnos como personas además de como profesionales, y por tanto, compensar la falta de algunos conocimientos que nadie nos enseñó en el colegio pero que a fecha de hoy se revelan como imprescindibles.

La formación y el aprendizaje constante nos brindan herramientas para afrontar mejor los retos de nuestro entorno. Eso significa que nos ayudan a entender y entendernos, mejoran nuestras habilidades sociales y fomentan la armonía en nuestro entorno, sea cual sea, profesional, social, familiar. Nos invitan a reflexionar sobre la integración de hábitos importantes, nos invitan a la conciencia y a la constancia, a no olvidar el sentido que tiene lo que hacemos y para qué lo hacemos. Nos llevan a la revisión de todas nuestras áreas de vida, a evaluarlas y ver qué queremos hacer con ellas para llegar donde queremos llegar, para sentirnos mejor, para sentir una vida plena y con proyecto.

La felicidad no es la ausencia de problemas o retos, es saber gestionarlos adecuadamente para un aprendizaje y mejora constante y continua. Así las coses parecen adquirir más sentido.

No dejes de visitar nuestro blog.

(Visited 160 times, 1 visits today)

Deja un Comentario