Orientación vocacional es orientación para elegir carrera universitaria y tu futura profesión

¿Qué es la orientación vocacional?

La orientación vocacional es un proceso dirigido a que adolescentes y jóvenes, tomen la mejor decisión posible para su carrera universitaria. Se trata de una metodología que utiliza herramientas de la psicología, pedagogía y coaching para tratar de recoger toda la información posible y garantizar al máximo una de las decisiones más importantes a las que se enfrentan los jóvenes.

En los últimos años la orientación vocacional se ha hecho especialmente importante. Sólo en España existen más de 700 grados universitarios, y cada año las universidades lanzan propuestas de nuevas carreras para tratar de adaptarse a los gustos de los jóvenes, las necesidades de la sociedad y las profesiones de futuro. En España, sin embargo, la orientación vocacional sigue siendo un gran desconocido. La asesoría – que no orientación – que se lleva a cabo está, tradicionalmente, delegada en los colegios. Allí es donde las familias depositan su confianza en lo que a aspectos académicos del adolescente se refiere. Esto es normal, si tenemos en cuenta que los colegios e institutos tiene la misión de educar a los niños, jóvenes y adolescentes. Ahora bien, la realidad nos indica que, en la mayor parte de ocasiones, ¡esta orientación vocacional es insuficiente o hasta inexistente!

No se trata de culpar a nadie, después de catorce años en el mundo universitario y de haber tratado con cientos de colegios puedo asegurar que la mayor parte de profesores actúan de la mejor manera posible, con vocación y con ganes de ayudar a sus alumnos. Ahora bien, las exigencias del sistema educativo, la precariedad de los presupuestos en una buena parte de los colegios, la sobrecarga de trabajo de algunos tutores o coordinadores de bachillerato, la falta de formación continuada en estos temas y el contexto universitario, cada vez más complejo, hacen de esta tarea casi un imposible.

El resultado es variado. Encontramos adolescentes que tienen muy clara su vocación. Son aquellos que responden a una auténtica vocación y deseo de convertirse en algo en este mundo, saben quién quieren ser y a qué se quieren dedicar. Esto puede ser fruto de una tendencia natural, de la influencia de la familia (hay familias que se han convertido en auténticas sagas de médicos, abogados, empresarios.), o una mezcla de las dos. Lo que está claro es que en estos casos el problema no suele ser qué estudiar, porque ya existe una pasión y enfoque claro, sino que más bien el dilema es dónde debo o puedo estudiar esta carrera.

Nos llevan la delantera en otros paises

En otros casos, sin embargo, la elección no esta tan clara y ahí empieza una navegación que en ocasiones no consigue un rumbo claro y, por tanto, no suele llegar a buen puerto. Lo primero, tranquilidad. No saber qué estudiar a los 17 años no es un drama. Muchas veces incluso como adultos, no tenemos ni idea de lo que nos gusta o queremos en la vida, y más bien vamos avanzando a base de descarte.

Un dato interesante: cada año Harvard lanza un estudio sobre las preferencias de los estudiantes de EEUU. Este estudio pretende analizar las opciones de carrera que los alumnos eligen cuando se gradúan en el colegio. Recordemos que Estados Unidos tiene un sistema de elección de universidad muy diferente al europeo. Los colegios empiezan a preparar exhaustivamente a sus alumnos para su etapa universitaria a los catorce años, ya que esta decisión marca gran parte de la vida del adolescente y de la familia. Aun y así, un 40% de los estudiantes y creciendo, se declaran undecided, es decir, no tienen ni idea de que estudiar. En el sistema de educación superior americano, sin embargo, esto no supone un problema, ya que se trata de un sistema mucho más flexible basado en créditos generalistas en los primeros años que permiten al estudiante ganar tiempo e ir tanteando opciones para descubrir su auténtica vocación.

En Latinoamérica o Centroamérica, es difícil encontrar un buen colegio que no tenga un departamento destinado exclusivamente a la orientación vocacional. El sistema no es como el americano, que tiene un enfoque masivo a este objetivo, pero si le dotan de una gran importancia, cuidado y profesionalidad.

No es mi intención explicar las bondades de los sistemas educativos extranjeros, ya que cada sistema tiene sus ventajas y desventajas. Ahora bien, creo que respecto a orientación vocacional debemos fijarnos en las mejores buenas prácticas, ya que de esta manera podremos hacernos conscientes de las herramientas que existen para modelar algunos aspectos de nuestro sistema y mejorar la calidad del mismo.

Porqué es necesaria la orientación vocacional para nuestros jóvenes

La orientación vocacional se está convirtiendo, bajo mi punto de vista, en una herramienta imprescindible. Después de trabajar con jóvenes nacionales e internacionales durante muchos años, he visto como es de importante que estén informados y que se sientan escuchados. No se trata solamente de hacer test psicotécnicos buscando una barita mágica que nos dé las respuestas de donde y qué tengo que estudiar. La buena orientación vocacional puede utilizar herramientas de este tipo, pero éstas, no pueden sustituir a las narrativas y diálogos que los chicos deben realizar consigo mismos para descubrir lo que les gusta, ilusiona y motiva. Ésta es la realidad.

A menudo, los chicos y sus familias llegan a la orientación desorientados. No saben bien qué esperar o como va a funcionar, es normal, ¡no lo conocen! Pero a medida que se avanza en la fase de exploración vocacional se hace la luz. Se trata de generar espacios con el adolescente y en ocasiones con los padres en los que se pueda establecer un diálogo fluido y sincero. Os sorprenderían las respuesta de algunos jóvenes, que se sienten agradecidos, una vez han depositado su confianza en ti, no solamente por la orientación y la ayuda a la hora de buscar carrera sino por el espacio y la oportunidad que se les ofrece de pensar sobre sí mismos, establecer un diálogo crítico con sus sueños y expectativas, por tomarlos en serio, como personas que son capaces ( a pesar de que a veces cueste ?) de pensar por sí mismos, tomar decisiones y hacerse responsables de ellas. El secreto no es otro que aprender a conocerse, hacerse las preguntas adecuadas y ver más allá de lo que habitualmente están acostumbrados.

No dejes de visitar nuestro blog.

(Visited 49 times, 1 visits today)

Deja un Comentario